Reflexión del Evangelio de San Lucas 20, 27-40

Sábado 25 de noviembre de 2023

Reflexión del Evangelio de San Lucas 20, 27-40. Ciclo A

XXXIII Semana del Tiempo Ordinario

«Dios no es Dios de muertos, sino de vivo, pues para Él todos viven»

Queridos hermanos, los saduceos realizan una pregunta capciosa a Jesús, y le ponen una trampa, una pregunta, que no es hecha con sincera voluntad, los saduceos, buscan que con su respuesta quede mal. Sin embargo, la respuesta de Jesús es completa en sortear la trampa.

Ante la pregunta. ¿De cuál de ellos será esposa la mujer, pues los siete estuvieron casada con ellas? Pues ninguno dejó descendencia. La lógica de los saduceos no cabe en esta pregunta, si ellos, no creían en la resurrección, tampoco creían en la existencia de los ángeles y demonios. El necio e insensato por su propia boca muere. Jesús es contundente con su respuesta, en la resurrección de los muertos prevalece la vida eterna.

El Señor es claro, en afirmar: en esta vida los hombres y mujeres se casan, pero en la vida futura, serán juzgados dignos de la vida eterna. En la vida eterna, seremos como ángeles e hijos de Dios, pues Él los habrá resucitado. Dios nos tiene destinados a la vida, no la muerte, que al final de nuestra vida nos encuentre dignos de sí, para alcanzar el cielo.

San Pablo es claro en su palabra cuando afirma: «Para mí vida es Cristo, y la muerte una ganancia» (Fil 1, 21). Que en esta vida, aquí en la tierra busquemos en las cosas pequeñas, las eternas.

María, Madre nuestra acompáñanos en nuestro caminar, que seamos fieles discípulos de tu Hijo, Jesucristo. Tú, intercedes ante tu Hijo, para que Él, nos regale la gracia, la perseverancia y la fidelidad para alcanzar el cielo. ¡Para bien de la Iglesia, y la salvación de todos!

Publicado en Evangelio del Dia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *